Archivo del sitio

Algas Marinas, “el alimento funcional del futuro”

salad-of-seaweed-with-eggs

 

 

“Los vegetales del mar son un alimento delicioso y funcional a tener muy en cuenta para nuestro futuro”.

Las algas marinas, abundan más que los vegetales terrestres, no se contaminan debido a la forma que tienen de autonutrirse y su composición química las hace no sólo un complemento ideal para nuestra alimentación, sino que en un futuro podrían ser la fuente alimenticia principal de la raza humana.

Destacan por su elevado contenido en proteínas, minerales y vitaminas. Figuran entre los productos de la naturaleza más ricos en calcio, hierro y fósforo. También son importantes las cantidades que presentan de enzimas, magnesio, azufre, cloro, manganeso, silicio, así como de oligoelementos (hierro, cobre, zinc, níquel, molibdeno, plata, cromo, etc).

Por otra parte las algas (especialmente wakame y kombu), tiene un elevado porcentaje  en vitaminas del grupo B, con efectos muy positivos en el sistema nervioso.

El principal constituyente de las algas es el Ácido Algínico, que no se destruye durante la digestión. Este ácido tiene la propiedad de atraer y eliminar del cuerpo los metales pesados y elementos radioactivos. Por esto, el consumo habitual de algas evita que nuestro organismo se vea afectado por la polución ambiental.

Existe una amplísima variedad de algas no solo marinas, sino también de agua dulce, como por ejemplo la “espirulina“, que es un tipo de alga de color azul, utilizada por los aztecas en la antigüedad como uno de los principales alimentos. Contiene vitamina B12, la cual es muy difícil de encontrar en las especies vegetales, ya que se encuentra particularmente en las carnes rojas y huevos , y cuya deficiencia puede desembocar en estados anémicos, siendo uno de los problemas de las dietas de tipo vegetariano estricto.

Otra ventaja de las algas es que no almacenan contaminantes, a diferencia de los peces, que como se ha podido detectar lo hacen en sus vísceras, encontrando altos niveles de mercurio en algunas especies. Esto convierte a estos vegetales marinos en alimentos seguros, y más que nutritivos.

Las algas en nuestra dieta nos aportan fibra, uno de los principales elementos básicos para combatir el estreñimiento y poder prevenir enfermedades degenerativas de los intestinos.

Conozcamos dos especies a probar por su gran sabor y aporte nutricional:

  • Alga Kombu: Crece en los mares de Japón, en aguas profundas y frías y forman cintas de hasta veinte metros de longitud. Favorece el control de la tensión sanguínea, agiliza el trabajo de los intestinos y ayuda a eliminar el colesterol. Es un alga que da sabor, ablanda y a la vez endulza. Para utilizarla se debe dejar entre 5 y 10 minutos en remojo, y hervir de 15 a 20 minutos. Es ideal para acompañar legumbres, verduras, o cereales.
  • Alga Dulse: El Alga Dulse (Dulce) es la más famosa del Atlántico Norte y se dice que la masticaban los guerreros celtas y los vikingos en sus travesías. De color rojo, es el alga más rica en hierro por lo que se recomienda en casos de anemia. Cuenta con un elevado contenido en magnesio, potasio, yodo y fósforo, además de ser muy rica en proteínas. Se caracteriza por su suavidad y textura fina. Basta con mantenerla unos minutos en remojo para poder añadirla a las ensaladas. Combina muy bien con cereales cocinados.

Ahora a disfrutar de este sabroso y nutritivo alimento en ensaladas, sopas o guisos.

Anuncios