Archivo del sitio

8 alimentos para desintoxicar el organismo después de las Fiestas de Navidad

Imagen

Después de las fiestas de Navidad es normal sentir pesadez de estomago, malestar estomacal o intestinal debido a las continuas comilonas y excesos. Queremos ayudarte con el que será uno de tus primeros propósitos del año, desintoxicar tu organismo a través de alimentos naturales y comenzar con unos hábitos de alimentación más saludables.

Los 8 alimentos que os ayudarán en este proceso y que debéis incluir en vuestra dieta diaria son:

1. Agua: beber agua nos ayudará a revertir la retención de líquidos y sobre todo a eliminar sustancias de desecho en el organismo. Bebe entre 2 y 3 (si eres deportista) litros de agua al día y verás notables cambios.

2. Alcachofas: este alimento es una autentica medicina natural para el hígado por su contenido en cinarina, principio activo que favorece la digestión, especialmente para alimentos ricos en grasas. Otro de sus principales componentes es la inulina, que tiene la capacidad de regenerar las células del hígado y así favorecer su curación. Gracias a esto, las alcachofas son indicadas para evitar la formación de piedras en la vesícula. Además de estas propiedades, destacamos su contenido en sustancias que favorecen la retención de líquidos y el estreñimiento.

3. Espárragos: además de su ya conocida propiedad diurética que ayuda a en la retención de líquidos, debemos destacar que es el alimento con mayor contenido de glutatión, uno de los más importantes combatientes del cáncer (según el Instituto Nacional de Cáncer – EEUU). El glutatión está presente en el hígado en altas concentraciones, actúa como agente desintoxicante, combatiendo sustancias indeseables y liberando al organismo de estas a través del sistema urinario.

4. Jengibre: la raíz de jengibre disminuye la inflamación de estomago y facilita la digestión. Servido en infusión estimula al sistema inmunológico, ayudando a combatir el resfriado y la gripe. Servido en crudo (e.j.: rayado en ensaladas) favorece la inflamación, aliviando el dolor que aparece en los músculos después del ejercicio intenso.

5. Rooibos: es una planta sudafricana que se utiliza en la preparación de infusiones y que a diferencia del té, no contiene sustancias estimulantes o excitantes. Es perfecto para tratar problemas digestivos, favoreciendo la digestión tras las comidas. Su propiedad más famosa es la gran capacidad antioxidante que tiene gracias a su contenido en flavonoides, quercetina, luteolina.

6. Quinoa: este pseudocereal esta considerado un súper-alimento por su alto contenido en proteínas de alto valor biológico, muy por encima de cualquier otro alimento vegetal. Al no contener gluten es de fácil digestión y favorece el transito intestinal gracias a su riqueza en fibra. Muy interesante en cualquier tipo de dieta (especialmente para deportistas) por su amplio y balanceado aporte en hidratos de carbono de bajo IG, grasas poliinsaturadas, proteína, fibra, minerales y vitaminas.

7. Guayaba: es la fruta con más antioxidantes de todas, superando ampliamente a la manzana, el arándano, el kiwi o la naranja. Uno de sus principales componentes es el acido arjunólico, presente en muy pocas plantas del planeta y que ayuda a controlar los niveles de colesterol, además de disminuir la presión arterial. Con grandes propiedades digestivas, contiene pectina (tipo de fibra), que ayuda a eliminar toxinas y residuos que se encuentran en nuestro organismo. Es una de las fuentes más ricas en vitamina C. Gracias a esto ayuda en la absorción de hierro y está indicada para combatir la anemia. Este súper-alimento resulta ideal en el deporte, si tenemos una época de estrés o durante el embarazo.

8. Ajo: estimulante, diurético y expectorante. Ayuda a eliminar los residuos que van quedando en el organismo, sus enzimas favorecen una buena síntesis de los ácidos grasos, ayudando a bajar el colesterol malo o LDL. Sus componentes no sólo actúan contra los radicales libres, sino que son antiinflamatorios, digestivos y vasodilatadores. Recomendamos comerlo en crudo.

Estos son los alimentos que resaltamos para incluir en tu dieta, sin olvidarte de realizar las cinco comidas diarias para mantener activo tu metabolismo y mantenerte saciado/a durante todo el día. Es hora de comenzar el año con buen pie y ganando en salud. No esperes a que tu cuerpo te de el aviso, comienza a cuidarte a través de la actividad física y disfrutando de una alimentación natural y flexible.

Algas Marinas, “el alimento funcional del futuro”

salad-of-seaweed-with-eggs

 

 

“Los vegetales del mar son un alimento delicioso y funcional a tener muy en cuenta para nuestro futuro”.

Las algas marinas, abundan más que los vegetales terrestres, no se contaminan debido a la forma que tienen de autonutrirse y su composición química las hace no sólo un complemento ideal para nuestra alimentación, sino que en un futuro podrían ser la fuente alimenticia principal de la raza humana.

Destacan por su elevado contenido en proteínas, minerales y vitaminas. Figuran entre los productos de la naturaleza más ricos en calcio, hierro y fósforo. También son importantes las cantidades que presentan de enzimas, magnesio, azufre, cloro, manganeso, silicio, así como de oligoelementos (hierro, cobre, zinc, níquel, molibdeno, plata, cromo, etc).

Por otra parte las algas (especialmente wakame y kombu), tiene un elevado porcentaje  en vitaminas del grupo B, con efectos muy positivos en el sistema nervioso.

El principal constituyente de las algas es el Ácido Algínico, que no se destruye durante la digestión. Este ácido tiene la propiedad de atraer y eliminar del cuerpo los metales pesados y elementos radioactivos. Por esto, el consumo habitual de algas evita que nuestro organismo se vea afectado por la polución ambiental.

Existe una amplísima variedad de algas no solo marinas, sino también de agua dulce, como por ejemplo la “espirulina“, que es un tipo de alga de color azul, utilizada por los aztecas en la antigüedad como uno de los principales alimentos. Contiene vitamina B12, la cual es muy difícil de encontrar en las especies vegetales, ya que se encuentra particularmente en las carnes rojas y huevos , y cuya deficiencia puede desembocar en estados anémicos, siendo uno de los problemas de las dietas de tipo vegetariano estricto.

Otra ventaja de las algas es que no almacenan contaminantes, a diferencia de los peces, que como se ha podido detectar lo hacen en sus vísceras, encontrando altos niveles de mercurio en algunas especies. Esto convierte a estos vegetales marinos en alimentos seguros, y más que nutritivos.

Las algas en nuestra dieta nos aportan fibra, uno de los principales elementos básicos para combatir el estreñimiento y poder prevenir enfermedades degenerativas de los intestinos.

Conozcamos dos especies a probar por su gran sabor y aporte nutricional:

  • Alga Kombu: Crece en los mares de Japón, en aguas profundas y frías y forman cintas de hasta veinte metros de longitud. Favorece el control de la tensión sanguínea, agiliza el trabajo de los intestinos y ayuda a eliminar el colesterol. Es un alga que da sabor, ablanda y a la vez endulza. Para utilizarla se debe dejar entre 5 y 10 minutos en remojo, y hervir de 15 a 20 minutos. Es ideal para acompañar legumbres, verduras, o cereales.
  • Alga Dulse: El Alga Dulse (Dulce) es la más famosa del Atlántico Norte y se dice que la masticaban los guerreros celtas y los vikingos en sus travesías. De color rojo, es el alga más rica en hierro por lo que se recomienda en casos de anemia. Cuenta con un elevado contenido en magnesio, potasio, yodo y fósforo, además de ser muy rica en proteínas. Se caracteriza por su suavidad y textura fina. Basta con mantenerla unos minutos en remojo para poder añadirla a las ensaladas. Combina muy bien con cereales cocinados.

Ahora a disfrutar de este sabroso y nutritivo alimento en ensaladas, sopas o guisos.