Archivo del sitio

Aumenta los nutrientes de tus comidas de Navidad

©1998  EyeWire, Inc.

En Navidad es muy común encontrar la mesa llena de platos con más calorías de lo habitual. Es algo que no podemos remediar, pero si podemos elevar el valor nutricional de los alimentos que vamos a consumir. Nuestro organismo nos lo acabará agradeciendo, sobre todo a nivel digestivo.

Escoge guarniciones a base de verduras al vapor, patatas al horno, legumbres, ensaladas frescas. Realiza tus propias vinagretas y salsas a base de aceite de oliva, miel, mermeladas naturales, kefir y añade frutos secos como nueces o almendras para aportar grasas saludables.

Selecciona una carne magra, un pescado blanco o marisco de calidad. La carne de pavo, ternera o cordero son opciones muy acertadas, buscando siempre los cortes más magros. Pescados como el rape o el rodaballo. Langostinos, cigalas, gambas, percebes y almejas son una buena elección para completar nuestra mesa, pues su aporte calórico es muy bajo y contienen gran cantidad de vitaminas, minerales y proteínas de alto valor biológico, además de ácidos grasos omega-3.

Es difícil, para muchas personas, pasar unas Navidades sin dulces. En este caso aconsejamos que sean artesanales y elaborados con productos naturales como frutos secos, miel, huevo o cacao puro, evitando así productos refinados.

Al fin y al cabo se trata de disfrutar de unas Navidades “flexibles”, manteniendo unos buenos hábitos y no sólo aportando “calorías vacías” a nuestro organismo. Si logramos este equilibrio en nuestras comidas, disfrutaremos de las fiestas sin tener que preocuparnos por nuestra salud cuando estas terminen.

Anuncios